La reina Esther

La historia de la reina Esther contada por niños

(Purim en La2 de TVE el 08/03/09)

Hace mucho tiempo atrás, en Persia, en la ciudad de Shushán, el rey Asuero estaba casado con una reina muy hermosa, llamada Vashti. Pero muchas veces, Vashti desobedecía las órdenes del rey Asuero. Por eso, la reina Vashti fue expulsada del reino.

Los consejeros del rey al verlo triste le propusieron hacer un concurso de belleza y así el rey se casaría con la ganadora.

Los siervos cumplieron con su pedido y le trajeron las mujeres más bellas. Entre las doncellas se encontraba la hermosa Esther, una joven judía que concurrió al concurso por consejo de su tío Mordejai. El rey Asuero quedó impactado con la belleza de Esther, se enamoró y se casó con ella sin saber que era judía.

Tiempo atrás, Mordejai, escuchó cómo unos soldados complotaban para matar al rey Asuero. Mordejai se lo advirtió y fue premiado con la inscripción de su nombre en el libro del reino. Así fue como Mordejai, el tío de Esther, se convirtió en un hombre respetado e importante en toda Persia.

Mientras tanto, el rey nombró a un ministro llamado Hamán, el cual tenía mucho poder en la corte. Hamán odiaba a Mordejai porque éste no se inclinaba ni se arrodillaba ante él respetando la ley judía, que dice que ningún hombre debe arrodillarse ante otro hombre. Hamán, ofendido y enojado, decidió matar a Mordejai. No contento con ésto se presentó ante el rey y le dijo: “Hay un pueblo, esparcido y disperso por el mundo, cuyas leyes son diferentes a las de cualquier pueblo y que no cumplen con las leyes del rey…”. Entonces Hamán le pidió permiso al rey para matar al pueblo de Israel.

Echó a la suerte el día en el cual mataría al pueblo de Israel y resultó ser el 14 de Adar.

(Suerte en hebreo se dice Pur, de ahí el nombre de la fiesta Purim).

Mordejai se enteró del plan y pidió a la reina Esther que convenza al rey Asuero que no siga con este plan. Esther invitó al rey y a Hamán a un banquete. En la mitad del banquete Esther le confesó al rey que era judía y le contó lo que Hamán quería hacer con todo el pueblo de Israel. El rey se enojó muchísimo y en vez de matar al pueblo de Israel el día 14 de Adar, ordenó a sus soldados matar a Hamán. Así el pueblo de Israel se salvó. Mordejai escribió a todos los judíos del reino ordenando que el día 14 y 15 de Adar se celebren como días de banquete y de gozo, enviando regalos a vecinos y ayudando a los necesitados.

Así, este día que podía haber sido un día muy triste se transformó en un día de luz, regocijo, alegría y honra.

Explore posts in the same categories: 1. En el Antiguo Testamento

A %d blogueros les gusta esto: