Carta de despedida

03 de mayo de 2011

Doce años ininterrumpidos dando clase de religión son una buena carta de presentación en cualquier ámbito escolar, aquí lo son de despedida. Más de 400 alumnos semanales de Year 1 (3º de infantil) a Year 11 (4º de ESO), de cinco a quince años y hasta dieciocho si tenemos en cuenta los dos cursos de bachillerato en los que imparto filosofía.

Miss Raines, directora de este centro, firma una extensa carta dirigida a los padres en la que expone pormenorizadamente cuál será el contenido de la clase de religión a partir del próximo curso. Se podría decir que, en buena parte, no todo, es una copia de lo que yo venía haciendo hasta ahora en St. Anne´s School, pero con el nombre de otro profesor y en otro idioma. En la carta no se habla de lo que fue sino de lo que será aunque, como digo, sea similar pero en inglés. No se cuenta nada de Mr César ni se dice nada de su nueva situación en el colegio. ¿Qué será de él? No es el tema de la misiva pero sí el de este escrito.

Esta página se cerrará al finalizar el curso. Luego vendrán otras cosas, otros momentos y, por mi parte, una gran nostalgia y buen recuerdo por lo vivido en estos doce años en el colegio, una cuarta parte de mi vida, una cuarta parte del St. Anne´s, ya que los dos nacimos en el mismo año.

A partir de ahora la clase de religión de Mr César se va para dar paso a una nueva etapa sin Mr César. Yo soy el primero en sentirlo. Los de primero de bachillerato de este año son los pequeños de Year 1 con los que yo me encontré en septiembre de 1999, cuando, empezado el curso, me contrataron para encargarme de la religión en primaria y secundaria. El reto era dar clase a niños y niñas entre cinco y quince años, pasar por clases diferentes cambiando de edad, modo y contenido.

Luego llegó la catequesis. Busqué cuál era nuestra parroquia territorial, di con la de Santa María Magdalena. Me presenté, presenté a nuestro colegio y desde entonces acudimos allí para toda la vida pastoral y espiritual de vivencia cristiana. También me encargué de hablar y pedir el templo de la parroquia de Guadalupe para las representaciones navideñas. Más tarde llegaron las clases de filosofía en bachillerato, con el celebrado discurso de graduación incluido, y siete años de tutor en secundaria y bachillerato.

La clase de religión fue la puerta de entrada al St. Anne´s School hace doce años. Este es el colegio de mis dos hijos. A mis dos hijas recién nacidas aun les queda esperar. Se ha elegido dar las clases de religión en inglés y, con este cambio, me dejan con media jornada laboral. Para poder continuar en este centro con jornada completa me he ofrecido como profesor de Ciencias Sociales y de Lengua y Literatura Castellana con el fin de poder completar las horas de clase. Miss Raines fue la que firmó hace ya unos años las solicitudes de las dos habilitaciones que poseo para impartir estas asignaturas “por la necesidad de estas especialidades en nuestro centro y la dificultad de encontrar personal que cubra estas horas hasta completar la jornada”. Podría continuar con filosofía y catequesis y así mantener mi contrato de trabajo. Incluso me he ofrecido a estudiar magisterio para lo que pueda servir. La respuesta apunta a que únicamente me quieren para unas horas de un bachillerato español que piensan hacer desaparecer de aquí a unos años. Hoy me han mostrado el horario.

Me despido de la clase de religión con la esperanza de haber aportado al proyecto educativo de este centro escolar mi experiencia de maestro, profesor y acompañante de los buenos y malos momentos de su alumnado. Espero que el lugar que he ocupado en el St. Anne´s durante este tiempo haya sido un tiempo de buena siembra… lo dirán sus frutos.

Mr CÉSAR. Department of Religion / Pastoral Care. Departamento de Filosofía
g a l i l e a s @ t e r r a . e s

Portada antigua

Explore posts in the same categories: Actualidad, Sección familia

A %d blogueros les gusta esto: